jueves, 29 de julio de 2010

Victoria alada


Se lo achaco al cansancio acumulado, pero hoy estoy mega perceptiva y sensible. Si en este momento alguien llegara y me diera un fuerte abrazo lloraría y me desmoronaría como papelito.

Esta mañana que me vi ante el espejo, noté dos enormes, profundas y negras ojeras. Mi pelo enmarañado y mis ojos a medio abrir me indicaban que en verdad estaba hoy jodida. Pensé “de seguir con este horario extenuante, me haré vieja pronto”. Me arreglé lo mejor que pude y tomé un taxi como cada mañana. Esta vez no me recibió un “buenos días señorita” sino un “buenos días señora” ¿señora? Sí, soy señora pero nunca me lo habían dicho. ¿notó a caso mis ojeras y mi malestar? Señora, señora… diantres, soy una señora a pesar de que uso tenis y ropa informal todos los días. Sí, pertenezco al club de las ñoras. Pero qué más da.

Cuando subo al metrobús se sube una mujer con una bebé en brazos. Yo como zombi no noté nada. Se sentó junto una ancianita de rasgos muy indígenas y comenzaron a platicar de la bebé que no dejaba de sonreírle a todo el mundo. Hasta yo que iba casi dormida, medio desperté de ver su linda vibra y energía.

-Qué bonita bebé tan coqueta y linda como su mamá.
-Gracias.
-Es muy risueña ¿no?
-Sí, tiene muy bonito carácter.

Después ya no puse atención, mis pensamientos me distrajeron y no supe cómo llegaron a la siguiente conversación:

-Yo que tuve mi primer hija a los 17.
-Ay, muy joven.
-Tú también estás jovencita, ¿qué edad tienes?
-21 años.
-Ay sí, también estas chiquita. ¿a qué edad te casaste?
-No, no me casé.
-Bueno, pero vives con tu pareja.
-No, soy mamá soltera. El papá no quiso conocerla… (y la bebé brincaba sobre las piernas de su mamá y sonreía con algunos balbuceos).
-De lo que se pierde mija. ¿Y quién te la cuida? ¿tu mamá?
-No, vivimos solas. La dejo en la guardería porque me voy al trabajo y en las noches estudio.
-(dirigiéndose a la bebé) Que afortunada eres…(cariñitos).

Con mi estado mental, en verdad, lloré. Dos lagrimitas se me escurrieron y el resto las tuve que contener.

-Bueno, aquí me bajo. Dile adiós a la señora.
-Adiós mija, que te vaya bien. Que dios las bendiga.

(se levantó se abrieron las puertas)

-Adiós bebé ¿cómo se llama?
-Victoria, mi Victoria alada.

(Se cerraron las puertas y se perdió entre el resto de las vacas ladys).

Y yo me quedé como papel arrugado, medio sostenida por un tubo frío manoseado, pensando en F…extrañándolo más que nunca y casi, un poco más, y abrazo a la seño de alado para llorar en su hombro.

miércoles, 28 de julio de 2010

¡¡¡Niño, déje ahí!!!!



Estoy realmente consternada. Así dice el títular del periódico Milenio del día de hoy: Simulacros de guerra en Guerrero: Cómo sobrevivir al narco.



El país, gobierno, instituciones y sociedad, no podemos contra el narco, por lo cual, la mejor manera de evitar bajas civiles es adiestrar a los niños (eso es lo que cree el gobierno) para saber qué hacer cuándo se encuentren en medio de una balacera o fuego cruzado? ¿Cómo sobrevivir al narco?

Cuando nosotros eramos niños, hacíamos simulacros sísmicos, me tocó vivir la sicósis del temblor del 85. Todo el tiempo escuchábamos en la radio, en los medios en general qué hacer en caso de un sismo. Peeeero los simulacros de "guerra" me parecen que hablan claro del nuevo terror social.

De verdad no quiero eso para F. No me imagino adiestrándolo para sobrevivir a una balacera. Yo quisiera que el gobierno hiciera campañas de denuncia, que les enseñara a no discriminar, a respetar, a ser éticos, a ser ciudadanos responsables, pero no a esquivar balas, eso no soluciona nada ¿Qué nos pasa sociedad? Yo quisiera además, que los padres de esos millones de niños mexicanos asumieran su compromiso para evitar formar adultos delincuentes.

Todos los días sin excepción leo las muertes de sicarios, narcos, civiles que se atravesaron entre las balas de éstos delincuentes y por supuesto, militares y pfpsss caídos, y pienso que
todos ellos algún día fueron niños y me pregunto ¿en qué erraron sus padres?. ¿Tuvieron una infancia cruel? ¿fueron niños felices? ¿qué pasó en sus vidas que decidieron tomar un determinado camino? ¿militar? ¿sicario?...

¿Qué futuro le espera a este moribundo país? ¿Cómo puede crecer pasto entre tanto lodo? Sólo me resta darle las herramientas adecuadas a F, no para esconderse de las balas, sino para ser un SER HUMANO y lo que eso implica. El resto depende de él.

Fotos de
Lenin Ocampo y Reuters. (no se las plagien eh)

martes, 27 de julio de 2010

Suena la campana y YAbba dabba duuuu!!


Veo el reloj, son las 11 pm y me pongo feliz porque hoy voy a salir "temprano" del trabajo. Hago cuentas y llevo 14 horas en la oficina, con los ojos rojos y el pelo de bruja enredada en su escoba.

Pero me siento bien, porque precisamente son las 11 y no las 4 de la mañana como me habían advertido. Con suerte y todavía encuentre a F despierto.

SHHHH, mejor escuchemos la lluvia


Cuando leo otros blogs y veo que todos están veraneando, en la playa con la familia, con los amigos o descansando en su casa, me pasa como la historia aquella del roble seco que quería ser pino y del pino torcido que quería ser roble.

Ba! que mientras F está en la casa, sin escuela, sin quehaceres aleccionadores, sin sus padres, yo en verano es cuando más trabajo tengo, y qué digo verano, que el frío y la lluvia parecen salidas de cuentos de Chéjov, así con esa sensación de conocer un destino del que no puedes escapar. Bueno son mis cinco minutos de desesperanza. Buf!! (suspiro).

Después de leer algunos cuentos reflexivos, me identifiqué con un personaje que se llama El Buscador, ese que toda su vida está buscando algo sin saber exactamente qué. Desde niña he sido ese personaje, siempre buscando y dando saltos. Llego a un punto que esperé y busqué por algún tiempo y viene el cosquilleo, regresa la sensación o necesidad de un cambio. Si no es de casa, de escuela, de trabajo, de peinado, de decoración y cuando pasa algún tiempo sin que nada pase y creo que todo está bien, llega de nuevo esa sensación, que yo le llamo CRISIS.

No duro mucho en los trabajos por lo mismo. Acá llevo dos años y ya estoy pensado en salirme, creyendo que estar con F y en un trabajo de medio tiempo me dará lo que "estoy buscando" y hoy me pregunto, ¿y si me salgo de aquí y me doy cuenta que no era lo que necesitaba? ¿Cuándo será el punto que diga "aquí debo estar", "aquí me siento bien"? ¿o por el contrario es una virtud no detenerse en la búsqueda? ¿cuál es la condición natural del hombre? ¿esperar?

Tengo problemas. ¿Eso le pasa a todo el mundo o en verdad soy un fenómeno de circo? Hay días en los que me siento la más segura para tomar decisiones, hoy, no sé si fue la hamburguesa que me comí o qué, pero hoy la duda me visita.

Para añadirle peso a mis tontas pensamientos, redescrubro que soy bien antisocial, me siento más cómoda entre paredes vacías que entre personas vacías. Pero a lo mejor no es que estén vacías, es que yo no me permito conocerlas.

A través de "la observancia" me doy cuenta que al menos la gente en las oficinas son de doble moral y de doble cara, entonces me convierto en el punto medio, soy la típica que escucha los reclamos de todos. Incluso le hablo a las enemigas de oficina: Una me habla mal de una y la otra también me habla mal de su ex amiga, yo no digo nada, soy como una pared. no entiendo sus discusiones, sus celos, sus envidias, me dan lo mismo y es entonces cuando me siento tan no humana por no entender por qué la gente se pelea por estupideces, de por qué juzgan y señalan y discriminan. Y pienso, si así habla de fulana, qué dirán de mí o de ti o de sutana. Entonces convivo por inercia pero mi cabeza está en otro lado. Me chocan las convivencias forzadas de oficina.

Pero en el fondo de todo, (dios!) me doy cuenta que mis pensamientos son mera bobería, cuando pienso en las verdaderas desgracias... mis problemas son joterías. Pero tengo el derecho a sentirlos de vez en vez.

Un día complicado en mi cabeza.

lunes, 26 de julio de 2010

Esas mamis


El tema del día "las rarezas". Creo que quiero escribir todo lo que no pude en días pasados.

He pensado mucho en que las mamás de hoy somos muy diferentes a las de generaciones pasadas. No me imagino a mi madre escribiendo "querido diario-blog, mi hija Brenda hoy no quiso ponerse el vestido rojo que le he comprado, dios, qué lata, debo planear mejor su guardaropa o de plano ya debo dejarla escoger su vestido, sí, Brendita tiene 15 años".

En realidad "no más" no me imagino la situación de esas madres. Mi madre andaba en chinga, otro tipo de chinga, muy distinta a las chingas que las mamis de hoy nos llevamos y encima dedicamos la hora libre al día para escribir ñoñis-historias. (Soy parte del club eh, no se me ofendan, sólo me burlo de mí misma)

Vaya, que el tema de hoy en la comida-oficina fue:

Yo: Este fin de semana me dieron ganas de ser mamá otra vez... (como si ver crecer a los hijos independientes dejara de hacernos madres)
Amiga: Yo pensé este fin de semana en recomendarle a todas las mamás que ya no tengan más hijos, te vuelves su esclava (mamá de un niño de casi 3 años y bello bebé de 6 meses).
Amiga 2: (silencio, sin comentarios) (madre de una niña de casi 7 años).

Bueno, a pensar en otras historias de los chiquillos.

Niños maduros en pañales



¿Qué si F es un niño normal? Sí, lo es. Sin embargo ahora vivimos con un pequeño problema: está por cumplir tres años en septiembre y no quiere avisar para ir al baño.

En este tiempo que he estado ausente por la carga de trabajo, he visto el retroceso de F para ir al baño. Este fin de semana, simplemente no quiso hacer del baño y fue un lavadero de calzones. Sé que me extraña y que es su forma de manisfestar su sentir, pero otra cosa que me soprende es como se chiquea conmigo. Casi todo el tiempo, quiso que lo cargara, pegado a mí, como un bebé.
Eso me dice mucho de lo que está pasando y Carlos y yo llegamos a la conclusión de que sí le hago falta. Y es un hecho, en diciembre renunció.

Entre semana practicamente Bota y Carlos cuidan de F, y cada que pregunto como va en el baño, dicen que muy bien, que hace pis y pos en su bañito. Y no entendía como los fines de semana cuando está conmigo, no avisa y se hace pis y pos en el chon. Estoy un poco fastidiada. Please, help me.

En la vida hay niños raros, unos que aprenden a hablar precozmente, como F, otros que son muy hábiles físicamente, o quizas los hay super dotados como la morra Adora Svitak, considerada un pequeño prodigio y es que va a la escuela pero no a aprender sino a enseñar e incentivar a otros a leer, a escribir y a disfrutar de la palabra escrita.

La niña es estadounidense, tiene 12 años y escribe ensayos, historias, poemas, blogs y libros desde los 7, y además dicta conferencias internacionales sobre escritura y estudios sociales en varias partes del mundo tanto a niños como adultos. Su talento le ha llevado a ser solicitada, no solo en escuelas, sino en corporaciones y empresas como Microsoft por lo que cada charla puede llegar a valer hasta US$10.000. Y yo me pregunto, si es superdotada ¿a qué edad aprendió a ir al baño? a los 6 meses? Pues debo de llamarla para que me diga, qué debo hacer.

Ya le hablé a Elmo, pero estaba dando una conferencia sobre alimentación y nutrición en somalia y no me pudo atender.

Si alguien tiene respuestas, soy todo oídos. No quiero que F llegue a la universidad en pañales...
Y bien, leí un post de una mamá que ya pasó por asunto similar y me ha tranquilizado mucho saber que hay niños que no maduran sus esfínteres hasta los 3 años. Así que no me queda más que armarme de paciencia, respirar y ver como Carlos lava sus calzones y pantalones, porque yo tengo serios problemas con las eces. Lamentable pero cierto.

Graciassalebye.

Todos tienen un don


Platicaba con un amigo sobre cómo es ser madre de un niño tan "diferente" como lo es F. Me dijo este amigo que lo expresara, pues quizá hay otras madres con las mismas inquietudes a las cuales puedan servir estas experiencias.

Con diferente me refiero a sensible-perceptivo. Hay niños que tienen el don de pintar, el don de hacer amigos es decir, carisma, el don de ser buenos atletas, el don de bailar, etc, pero F tiene otro tipo de don.

Cuando lo observo jugar a solas no le encuentro diferencia alguna comparado con otros niños, pero cuando lo veo entre niños de su edad, sé que es diferente. Es muy observador, sensible y perceptivo a las reacciones y emociones de los otros. He tratado de enseñarle que las personas sienten cosas que nada tienen que ver con él.

Por ejemplo, si un niño o adulto está enojado por "x" cosa y F anda rondando por ahí, él reacciona de dos formas: una es enojándose también o creyendo que "ese otro niño" está enojado con él. Le he dicho: "ese niño está enojado, vamos a darle su espacio, no está enojado contigo, cuando se le pase te le acercas". Y así con todas las emociones. Si alguien está triste, él dice que se siente triste...

Esto es de lo más común, pero también ocurren otros eventos los cuales no muchos creen ni comprenden.

Frases como: -Mamá, dile a Victoria que no me vea.
-¿Quién es Victoria?
-Esa (y señala a la nada).

O como aquella otra vez que iba en la camioneta con su abuela Lulú.
-Lulú vamos a chocar.
-No F, no digas eso, no va a pasar nada. (cinco minutos despúes, un carro choca contra Lulú).

En general, ahora estoy preparada para orientar a F en esas cosas. Antes me preocupaba verlo tan angustiado, pero poco a poco los dos hemos ido aprendiendo. Sólo una vez me causó mucho miedo, el cual tuve que enfrentar con mucha energía. Fue aquella ocasión cuando íbamos en el carro, en la noche, junto a Ciudad Universitaria, o sea una zona muy tranquila, sin muchas lúces por ser una reserva ecológica. De pronto me dice gritando y asustado.

-Mamá dile a Dany que se vaya, me da miedo, que no me vea-. Cuando lo voltee a ver, vi su cara de terror a la vez que se tapaba los ojos. Sentí miedo, la piel se me puso de pollo. Pero verlo tan apanicado hizo que me saliera la mamá leona, saqué mis alas y lo protegí con mis oraciones. F aterrado me dijo que por favor le dijera que se fuera. "Vete Dany, déjalo en paz". Después de eso vino algo peor, comenzó a llorar -Mamá que se vayan, que no me vean las lúces- y se tapò la cara con una cobija. O sea, esta vez, no era uno sino muchos. Sentí una rabia extraña y mandé a la chingada aquello que asustaba a F.

Ejemplos de estos, hay varios. Antes los comentaba con mi familia, pero no creen en estas cosas y lo único que sirvió fuera para que etiquetaran a F como fenómeno. De hecho a mí nunca me han creído pero he aprendido a vivir con ello, es decir, con lo que siento o veo.

Sin embargo, continúo con una preocupación, NO QUIERO que F sea segregado, discriminado, etiquetado por ser como es. F es el resultado de una herencia chamánica, quieran creerlo o no.

viernes, 23 de julio de 2010

En el mar la vida es más sabrosa


Hace dos días que no veo a F. Ayer salí a las 2 am de la oficina. ¡Qué estupidez!
Creo que a veces la vida nos obliga a conocer nuestros límites para que finalmente nos atrevamos a dar el brinco del trampolín.

Hoy más que nunca, sé lo que quiero y con quien quiero estar. Sé cuales son mis prioridades y mis necesidades. El tiempo con F y con Carlos son lo más valioso para mí.

Estoy lista para echarme un chapuzón a aguas más profundas y desconocidas, porque ya me harté de nadar en esta alberca vacía...

martes, 20 de julio de 2010

¡Firmes, yaaaa!


Por cierto, este fin de semana que se fue F de vacación, trabajé un poco, y fue un fin de semana rico, diferente, porque lo pasé con mi padre, fue un fin "padre".

Platicamos, desayunamos, me acompañó al museo de Diego Rivera y creo que nunca jamás habíamos compartido momentos así.

Me contó historias sobre su tiempo en el Colegio Militar, historias de risa. historias tristes y de hombres que se formaron a "tablazos" literalmente. Cada que lo escucho hablar me confirmo que es un hombre respetable, honorable e irreductible, un hombre "de fibra".

¿Sabes cuántos momentos históricos ha vivido mi padre? ¿sabes todo lo que ha visto? Vivió una importante transición política y militar en México y no tiene las manos manchadas de sangre.
Lo he alentado a que escriba sus memorias, que invite a sus colegas a expresar y contar el otro lado de la moneda mexicana.

Cuando lo escucho hablar me siento que no soy la única anormal. Ja, lo siento apá pero somos especies en extinción. me enseñaste a ser honesta, bajo principios éticos y bajo el ideal de buscar siempre lo que me hace feliz y a decir basta cuando el sistema nos quiere corromper. Cuando te escucho hablar sé que no soy la única anormal que cree en la lealtad, en la nobleza de los hombres y en el bien común.

Te amo padre.

¡Renuncio!


Tengo dos semanas trabajando en tiempo extremos, de 8:40 a 10 o de 8:40 a 11 pm. Hoy me di cuenta que tenía quince mintos viendo al mismo punto mientras viajaba en el metrobús. Si me empujaban o me pegana nada me importaba. Era como el agua... para allá para acá, ni siquiera pensaba en algo, era uno de ellos: un zombie.

Ayer simplemente no vi a F en todo el día. Sólo pude darle muchos besos mientras dormía.

Pero esta mañana, cuando llegué a la oficina, la jefa de jefas me puso cara porque me salí a las 10:40 cuando el acuerdo había sido a las 11 y además todas se fueron a las 12 de la noche. Ella no tiene hijos, así que no lo entiende.

Asimismo, cuando llegué a la oficina, encontré a otro equipo-colega con la misma ropa, con los ojos rojos y las caras verdes. Pasaron aquí toda la noche sin ninguna queja, al pie del cañòn, con una actitud de antro. Creo que no tengo madera para estar en este mundo editorial. Entregar la vida a la empresa es algo natural. Pero yo, soy una mariquita.

Estuve pensando que mi trabajo me parece la cosa más ridícula del mundo. En este país pocos leen, medio libro al año según los cálculos porcentuales. Y hacer un pinche libro cuesta horas nalga, horas de no ver a la familia y horas de lectura que al final nadie me va agradecer. No creo que F diga, ¡wow mamá, tu libro quedó bellísimo, valió la pena todo el tiempo que me dejaste solo, felicidades!

Así que llegué a una conclusión. En Enero renuncio. ¿por qué no antes? porque quiero esperar el premio gordo de diciembre y después a chingar a su madre a lo que no me hace feliz. ¿Qué, de qué voy a vivir? mmm ya veré... puedo hacer masajes, trabajar en el teibol, leer las cartas, o bien si alguien quiere invertir en un súper proyecto que traigo en mente...Llame ya!!!!

Así que renuncio a ser madre y empleada. Tal vez mi vocación sea ser madre de tiempo completo. ¿Alguien me quiere contratar?

miércoles, 14 de julio de 2010

Te comparto mi humana condición




Venía escuchando su conversación, era inevitable, su mejilla iba pegada a la mía y en cada enfrenón del metrobùs ambas dejamos de respirar por microsegundos.
Su nombre, no lo conozco, su cara no la recuerdo, pero sí el tono de su voz.
Estaba alegre, luego se nota cuando alguien habla mientras tiene una sonrisa. Es evidente.

-Estoy super contenta, me encanta. Poco a poco estoy invadiendo su casa, ya dejé un pans y unos tenis, y muero de ganas de verlo otra vez... si amiga, estoy enamorada (suspiro).

Yo también suspiré. Por ella, por los enamorados, por mí. Me acordé de esas veces cuando el estómago me dolía de emoción, cuando moría de ganas de verlo, cuando me dedicaba mis primeras canciones y cuando estar con él era lo más importante de mi agenda. Me aparté de mis amigas y mi mundo se llegó a convertir en él.

-Me dedicó la canción de Aquí estoy... qué mono no? pero sólo que estoy descubriendo un cosita no tan padre amiga, tiene problemitas con los celos. Lo caché revisando una cartita que había dejado sobre mi librero, no era una cartita, era un recado de Pepe... me preguntó ¿y éste quién es?... se enojó.

Desde luego pensé, "ah sí, la primera canción que te dedica es importante, después de eso viene la compilación de un disco entero de canciones dedicadas y sobre los celos...mmm un hombre celoso, te hará la vida añicos". Y entonces me acordé de todos lo malos ratos que le siguen al romance: reclamos, exigencias, dependencia, etc etc etc... y pensé "ah la verdad qué hueva volver a empezar".

Son 10 años los que llevamos juntos, mi amigo Oaxis me bromea con que haga un libro y escriba cómo es que se puede durar tanto tiempo junto a alguien. No tengo idea, pero esta mañana pensé que el secreto lo tiene él, que me ha aguantado tanto. Y es que cuando desperté, estaba parado junto a la cama, creo que con una sonrisa, la verdad no veía nada, apenas despegaba los ojos. Se acercó, me dio un beso tierno en los labios y me dijo: "Te ves hermosa aun despertándote"...

Ahí te va, una canción para nuestro album de amorrssss. Atte: La Mostra

Te regalo mi sol, mi luz, mi playa
te comparto mi dicha y mi pesar
te doy las llaves de mi casa y mi confianza
te cocino y te llevo a pasear

Te regalo la sal de mis historias
te comparto mi fuerza y mi debilidad
te muestro el cielo al que también
llamamos gloria
te regalo mi voz, mi libertad

Solamente hay algo que yo me quedaría
es la imagen de un santo que me cuida
noche y día

Te regalo mis fotos preferidas
te comparto mi humana condición
te llevo más allá de límite y medida
me convierto en tu amiga, la mejor
te llevo más allá de límite y medida
me convierto en tu amiga, la...

Solamente hay algo que yo me quedaría
es la imagen de un santo que me cuida
noche y día
pero en mi playa, estará el sonido del mar
para ti
rompen las olas del mar

De Ely Guerra (rolón)

lunes, 12 de julio de 2010

Hulk ataca a las vacas ladys


¡¡¡Parecen vacas descerebradas!!! Y por ahí se escuchó un risilla… Así les grité esta mañana a las vacas ladys del metrobús, después de que una gorda-vaca de negro me clavara su codo en mi espalda y otras 10 a su vez nos empujaban como efecto dominó; mi espalda se arqueó de manera inversa, parecía yo contorsionista y además yo empujaba a una señora con su bebé en brazos. Así que me salió mi fuerza Hulk, me cogí del tubo cual gimnasta olímpica y empujé con toda mi fuerza, sentí como mis músculos se tensionaban, ¡Parecen vacas descerebradas! Y todas se movieron después de que las arreara no sin darme un último codazo en la espalda.

En esos momentos sale siempre una Brenda musculosa, fuerte o agresiva que si da miedo. Como aquella vez que vi como un hijodeputa le iba a robar el celular a una señora que lo había tirado sin darse cuenta y el carademierda aprovechó y se lo iba a robar. Pero salió una vez más la Brenda-Hulk, sentí mi cara roja y como mis músculos iban rompiendo mi ropa: (estiré la mano cual maestra sancionando a sus párvulos y le dije con tono de la Doña desde la tumba: “regrésale el celular” (raterodemierda pensé). Yo no sé que cara me habrá visto el mocohumano que me obedeció cual niño regañado y le regresó a su dueña el celular.

¡Qué miedo! Espero F no conozca a la Brenda-musculo-hulkosa.

Siglos de distancia... de ganar un mundial.


Mientras que en España celebran su triunfo por el mundial con altas temperaturas y un sol abrasador, acá en la vieja Nueva España, los mexicanos vamos al trabajo como un día cualquiera, con frío entre gotitas de agua.

De pronto, abro mis archivos para continuar trabajaando en el libro Franky de La Historia de México y leo La Independencia de México y por allá alguien le mienta la madre al cura Hidalgo: "si no nos hubiéramos independizado de España, estaríamos celebrando la victoria"... claro, chiste hueco, pero tendríamos el sabor del triunfo en la boca, aunque eso sí, con grilletes en los tobillos. ¿O no hermano?

Mi madre le contó a mi hermano cuando éste tenía 5 años, que los indígenas mexicanos estuvieron bajo el yugo español, pero el cura Hidalgo, Morelos y otra banda, se alzaron en armas contra los españoles y los liberaron de las cadenas de la esclavitud. Días después mi hermano, interesadísimo en la historia de México, le recontó la anécdota a su primo de 5 años, pero mi hermano añadió: "¿ves estos moretones? estos moretones son por las cadenas de la esclavitud"... y claro, el primo quedó sorprendidísimo.

Y Olé!

jueves, 8 de julio de 2010

Arrullo imaginario



Esta mañana me subí al camión, y en cuanto lo abordé sentí una vibra tensa, la gente malcarada, incómoda. Bastaron unos pocos segundos para darme cuenta del llanto de un bebé.

Ya sabía que la gente es muy intolerante en estos tiempos. Ya sabía que la gente detesta oír llorar a los bebés en algún lugar público. Pero lo que no sabía es que las mujeres se delatan ante un niño en crisis. Qué raro fenómeno provoca el llanto de un bebé.

Antes de F los llantos también me parecían insoportables pero con el tiempo aprendes a escucharlos como un ruidito más del ambiente. Sin embargo aquel llanto en ese preciso momento debió haber sido como una bubuzela gigante (influencias del mundial de fut).

Cuando un individuo descubre el amor de su hijo, aprende a querer a los niños del mundo. ¿o no? Pero regresando al tema del bebé en el pecero, lo vi de cerca , eran tan pequeño que pensé que quizás era sietemesino. De pronto la mamá, de unos 17 años, le descubre la cara… oh qué horror. Era un gremblin. No estaba enfermito ni nada, simplemente era horrendo.

Me acordé que me contó Alejandra, la sabia Alejandra, que dijo que hay un síndrome o comportamiento repetido, que va así: los hijos feos son menos acariciados y apapachados por sus mamás. Es algo involuntario. Es un rechazo de la Naturaleza. (según estudios y según mi amigui).

Entonces del asquito de verlo pasé a la compasión, ¡qué culpa tiene de ser tan feo! y noté la indiferencia de la mamá por hacerlo callar. Las otras mujeres que también viajaban en el camión, todas volteaban ansiosas hacia el bebé y seguramente pensaban lo mismo que yo: “dámelo chinga, yo lo arrullo, yo lo calmo, abrázalo, debe tener frío, cobíjalo, quizás tenga hambre, sácate la buby y dale de comer, por dios, haz algo mujer”. Y entonces noté que la desesperación no era por hacerlo callar o porque produjera alguna molestia, era hacerlo callar como un impulso de protección, de saber que el bebé necesita algo, ya que el llanto es su modo de decir que algo anda mal.

Las mujeres intercambiaban las miradas "¿vas tú o lo hago yo?" me imaginé que se decían telepáticamente. Otras solo se movían incómodas en su asiento, una de adelante volteaba constantemente la cabeza como el exorcista para ver al bebé y le sonreía falsamente a la mamá-adolescente.

El chofer le subió al volumen del radio y los hombres echaban sus miradas fuera de la ventana, otros leían el periodico y otros sólo hacían caras de "ya cállenlo carajo".

Pero la mamá-adolescente lo cargaba con indiferencia, tal cual, con las dos manos debajo de sus micro axilas, alejado de su pecho, y sarandeándolo arriba y abajo, mirándo hacia la ventana. Tal vez creía que si no lo miraba a los ojos iba a ser menos feo.

Entonces si, me convertí en una intolerante más. Estuve a punto de cachetear a la mamá sin instinto y quitarle al bebé para arrullarlo, “dámelo”. “A lo rorro niño a la rorro ya, yo te arrullo niño aunque no-sea tu mamá, a la rorro niño a la rorro ya, tu eres muy hermoso no lo olvides-más”…

Bajé del camión... adiós bebé, que la vida no te trate mal...

lunes, 5 de julio de 2010

Un árbol feliz


Era una vez un árbol que estaba con su papá y su mamá, y estaba contento porque el aire los movía.

Autor: No, no es de Bob Ross, es de F. (primeros cuentos de su autoría)

El campo en la ciudad


Este fin de semana fue muy campirano, llevamos a F a una granja. Para los niños de la ciudad el único modo de estar en contacto con los animales es a través del zoológicos o granjas a las orillas del defe.

La verdad me dolió el codo, 150 pesos por persona para ver un cerdo hediondo, una vaca obesa, patos adictos a las palomitas (nos atacaron y querían comerse las agujetas de los tenis), miles de gallinas y gallos, conejos adormilados, un caballo senil, una burra linda y coqueta, unas tortugas moribundas y unas ovejas escandalosas. Pero cuando vi a F tan feliz corriendo, saltando, preguntando cada 5 minutos por los conejos y entusiasmado por coger un patito, cambié de parecer. Pues ya que.

Guía: Este es un cerdito ¿a ver F cómo hacen los cerdos?
F: oing oing
Guía: ¿Tú crees que los cerdos son sucios?
F: No
Guía: Así es F, los cerdos no son sucios, su nombre no debería ser cerdo… a ver F ¿Tú te haces pipi en la cama?
F: Sí
Guía: (Ruborizada) Ay, bueno pues los cerdos no, ellos tienen su propia área para ir al baño.
" ... por lo tanto F sí es un cerdo".

En nuestros tiempos, mis hermanos y yo pese a ser niños de ciudad, tuvimos la suerte de tener parientes con animales. La Tía Rosqui con sus cerdos y gallinas, el tío Varo con su criadero de conejos, que después nos invitaban a comer con engaños “es pollo, no conejo”. Y la tía Marta con sus gatos y sus tortugas en su casa encantada, y casi cada fin de semana íbamos al deportivo militar donde había caballos sanos, fuertes y felices.

Hoy una buena amiga que vive todavía entre borregos y mucho pasto está pensando en mudarse a un departamento acá en la ciudad, para cambiar el pasto y los borregos saltarines por una carnicería, un mecánico y una vinatería (debajo de su posible departamento). Su hija que ha crecido entre la naturaleza tendrá que adaptarse al concreto, humo, y gente que no se saluda ni se mira siquiera en las calles.

Yo no sé cuál sea el mejor entorno para un niño, pero todo depende de cómo les enseñemos a ver el medio y con que actitud puede vivir en éste.

Yo sólo puedo decir que F es feliz en esta ciudad. ¿Será porque no conoce cómo es vivir entre la naturaleza? Si a mí me dieran a elegir entre el campo y la ciudad, mmm, diría que 6 meses y 6 meses. Ahora en la granja, entre cacas, moscas, olores horrendos, paja, alfalfa y mucha suciedad me di cuenta que no hay diferencia entre la ciudad y el campo. Además, acá en el defe también tenemos fauna: bueyes, ratas de dos y cuatro patas, aves de rapiña, zopilotes, viudas negras, gusanos rastreros, cucarachas…

viernes, 2 de julio de 2010

Como el agua y el aceite


Este es un blog de una mamá que habla de su little son, pero olvidé que también yo soy una hija y que hablo poco de las bondades de mi madre.

Antes pensaba en lo mucho que me gustaría saber cómo es su visión; cómo será para ella tener una hija como yo. Creo que hubiera sido mejor seguir imaginándolo.

La última charla entre ella y yo como madre e hija fue dura, liberadora pero dolorosa. “Pues sí, reconozco que no eras la hija que hubiera deseado tener pero debes reconocer que no soy la madre que te hubiera gustado tener… para un hijo es muy fácil criticar a su madre”.

Fui una hija difícil, insufrible. Desde pequeña ella y yo fuimos como el agua y el aceite. Ella es totalmente nice, espontánea, alegre, platicadora, poco observadora y nada prudente, siempre tiene una palabra de aliento y otra que es como un puñetazo. Le gusta la ropa exótica, cara y refinada, no le gusta caminar (a menos que sea en un tianguis de ropa), ama las joyas brillosas, los tacones altos y colecciona aromas y perfumes, es entregada, apasionada, soñadora, generosa y muy dadivosa.

De niña ella quería vestirme como muñeca y creo que lo logró como hasta lo cuatro años, los años siguientes me impuse con mis shorts, mis rodillas mugrosas, mi pelo desaliñado y un par de tenis que me siguen a todos lados. Los pleitos eran constantes hasta que se dio cuenta que me tenía que dejar ser. El lema era: No quiero ser como tú.

De ella recuerdo sus abrazos cálidos olor a dulce. Recuerdo la sensación de mi oreja sobre su pecho mientras tarareaba alguna canción, y de vez en vez se me clavaban sus collares en mi pecho, unos collares de bolas de color, enormes, que se usaban en los ochenta.

Recuerdo que me ruborizaba cuando la veía en minifaldas, cabello caboom y tacones de 10 metros de alto, tan sexy, tan guapa, tan mujer, tenía 35 años, y yo sólo pensaba en cómo esconder cuadro tan llamativo. Pero a ella no le importaba, muy segura, siempre con una sonrisa.

Cuando nació F. me ligué a ella de nuevo, y ella nos cobijó. Entonces el agua y el aceite ya no eran tan notorios, ahora sólo me hace falta usar una peluca que simule su cabellera. Nos unimos, de más, tanto que ahora ya no escucho mi voz. Hoy me doy cuenta que en mi vida es muy importante, que me hace la vida mágica, sin embargo esa magia a veces me ciega y sé que de nuevo tengo que esforzarme por Ser de nuevo Yo, pero esta vez, sin pelear, sin reprochar, reconociendo lo que me ha dado, lo bueno.

No quiero esperar a que se vaya de mi lado para reconocer sus virtudes, para perdonarnos, y decirle que la amo.

Simplemente debemos aceptar que el agua y el aceite deben estar en recipientes separados.

Los odios




Ayer ya no me enojé. La verdad me dio risa, mucha risa.

En el camión de regreso a mi casa una Nemo, no, no, una... Elmo, no, olvidé el nombre de su etiqueta, un segundo...ah, si, una mexican-Emo, de unos 17 años, morena, mexicana, quizá hasta bigotona, y muy emo dijo a su amiga Emoita.

Emo.1:Odio a los albañiles
Emo.2: ¿Por qué?
Emo.1: Por nacos
Emo.2: ¡Ay sí!
Emo.1: ¿Pero sabes a quién odio más? A los negros, qué asco.

Yo no odio a nadie, pero de que me dan risita... me la dan. Y como diría el presidente de presidentes, Don Benito Juárez: El derecho al respeto ajeno es la paz...